Merluza a la plancha con guarnición

FOTO MERLUZA A LA PLANCHA

Merluza a la plancha con guarnición

Las recetas de merluza siempre destacan por su sencillez, lo que no es de extrañar, porque lo que menos necesita un producto así es complicaciones innecesarias. Pero aunque se trate de técnicas sencillas es necesario dominarlas para conseguir el mejor resultado y que el pescado no quede seco ni se cocine demasiado, ni que tampoco pierda sabor y textura.

Hoy aprenderemos a preparar merluza a la plancha de forma que que quede muy jugosa y no se rompa. Su elaboración es muy simple, pero hay algunos detalles que tienes que tener en cuenta para que quede como en los mejores restaurantes. Es esencial un buen aliño que acompañe el sabor de la merluza.  Lo que nunca falla es una sencilla salsa verde con perejil . De guarnición en este caso prepararemos unas patatas cocidas, primero al microondas y salteadas con aceite después. También admite arroz blanco cocido o unas verduras a la plancha o cocidas.

Ingredientes  (4 personas):

  • 1 o 2 rodajas de merluza por persona, según sea su tamaño. Lo ideal sería que sean frescas y  cortadas de centímetro y medio o dos de grosor.
  • Zumo de limón.
  • Unas ramas de perejil fresco.
  • Aceite de oliva y sal.

Elaboración

Para que la merluza quede perfecta es ideal que sea fresca, ya que la merluza congelada tiende a quedar bastante más seca y además se desmiga con facilidad. Antes de ponerte a cocinar la merluza deberás tener listo todo lo demás, tanto la guarnición como el aliño o salsa que vaya a acompañarla.

Para preparar la salsa verde, lava el perejil, sécalo y pícalo finito. Mézclalo en un recipiente con tapadera con el zumo de limón (cantidad al gusto), un poco de sal y aceite de oliva virgen extra. Cierra el recipiente, agítalo bien y ya tienes el aliño de salsa verde listo.

Vamos con la merluza. La sartén que vayas a utilizar, a ser posible, tiene que ser totalmente antiadherente para que la merluza se cocine bien y al darle la vuelta no se quede pegada ni se desmigue.

Échale un poco de sal a las rodajas de merluza por ambos lados. Pon la sartén en el fuego a temperatura media-alta con un chorrito de aceite de oliva.

Cuando esté caliente, coloca encima las rodajas de merluza y no las muevas. Lo que buscamos es que se hayan dorado por el lado que está en contacto a la sartén. Un buen truco para saber cuándo darles la vuelta es observar la parte que no está en contatco con la sartén. Si su color ya es más blanco que crudo, podemos darle la vuelta. Prueba si no a levantar una rodaja para comprobar cuánto se está dorando por abajo.

Cocinamos la merluza por ambos lados

Dales la vuelta a las rodajas de merluza y cocínalas hasta que ese otro lado se dore también, aproximadamente serán 10 minutos. Luego sírvelas en los platos de los comensales junto con la guarnición que hayas preparado y el aliño por encima de las rodajas.

Sirve y degusta

Esta merluza a la plancha debe ir sí o sí corriendo a la mesa Si previamente crees que te va a sobrar, es mejor que no la cocinas y la dejes en la nevera 1 o 2 días e, incluso, que la congeles, ya que una vez hecha con el paso de las horas se seca rápidamente. Aún así, si te sobra ya cocinada siempre puedes dejarla 2-3 días en la nevera y utilizarla desmigada con un plato de pasta, una ensalada o como relleno de unas empanadas por ejemplo.

La merluza así preparada es una delicia porque queda muy tierna y prácticamente se deshace en la boca. Las lascas se separan con gran facilidad y es sencillo retirarle tanto la piel como las espinas ya que solamente están presentes en la cruz central y muy unidas. Con el aliño de salsa verde por encima y una buena guarnición está de auténtico escándalo.

No Comments

Post A Comment